Elegir lugar para parir: lo que aprendí de mis 5 embarazos
07/07/2016
0

Tengo que confesar que en mi primer embarazo no me cuestioné dónde parir. Pero también tengo que confesar que, después de mi primera experiencia de parto, fue una de las preguntas más importantes que me hice en los embarazos que tuve después.

¿Te has preguntado cuáles son las características más importantes que debe tener el lugar donde vas a dar a luz a tu bebé?

Después de la experiencia de cinco embarazos te voy a decir cuáles son, a mi parecer, las 5 preguntas que puedes hacerte y que te permitirán elegir con más seguridad el lugar que mejor se adapte a tus necesidades.

 

beautiful-young-1434863_1920

  1. Saber cómo quieres parir.

En mi primer parto me di cuenta de una cosa: no me había planteado conscientemente cómo quería parir. Mi parto fue muy estresante, lleno de miedo. Dejando de lado la valoración de si las actuaciones de los profesionales sanitarios que me atendieron fueron o no fueron las más acertadas y óptimas, lo cierto es que el conocimiento y la información me hubieran hecho ser más partícipe de lo que estaba pasando en esos momentos. Y, quién sabe, quizás algunas de las cosas que sucedieron no hubieran tenido lugar.

Sin embargo, lo que sí que me quedó muy claro después de esa experiencia tan dura, fue lo que sí que estaba segura que no deseaba que se repitiera.

Conocer el proceso de un parto es importante para saber a qué nos vamos a enfrentar, así como conocer lo que puede ayudar o ser un impedimento para que el parto siga el curso que nosotros queremos.  No saber nos hace vulnerables a decisiones que podríamos tomar incluso antes de haber parido. Si sabes cómo quieres parir sabrás qué recursos, tanto materiales como humanos, debe tener el lugar que elijas para hacerlo.

 

  1. Las características de tu embarazo

A veces nos hemos preparado muy bien para un parto de los que denominan de bajo riesgo. Pero es cierto que los partos no siempre son así.

Recuerdo en mi segundo embarazo que me indicaron que mi bebé venia en posición podálica. Aunque después de informarme bien supe que la información me la dieron mucho antes de que se tuviera que tomar ninguna decisión importante (todavía había tiempo para que se colocara en posición cefálica), la noticia hizo plantearme decisiones que no había contemplado: desde la posibilidad de intentar un parto de nalgas hasta programar una cesárea.

Las situaciones que salen de la “normalidad” de un parto y hacen que se tengan que tener en cuenta otros aspectos también son tratadas bajo un protocolo que puede variar de un profesional a otro. El protocolo de parto puede llegar a ser muy diferente según el hospital o profesional del que hablemos. Conocer todas las opciones, con sus ventajas e inconvenientes es importante si quieres tomar una decisión consciente de cómo deseas recibir a tu hijo o hija.

 

  1. Elaborar un plan de parto

Una vez sabemos cómo queremos parir teniendo en cuenta las características de nuestro embarazo, es recomendable que esos deseos queden plasmados en un papel.

En el momento en el que te pones de parto no siempre estás en condiciones de tomar decisiones. La concentración y control en el periodo de dilatación, la intensidad del expulsivo, el momento irrepetible de conocer a tu bebé… hacen que entres en un proceso que con frecuencia te hace desconectar de tu entorno, incluso a veces también de las personas que te rodean si el contexto lo permite (sin interrupciones constantes, intervenciones que no son siempre necesarias, ambiente con poca luz, confianza en ti misma…). En ese sentido, también es importante tener la certeza que quienes te van a acompañar en el parto conozcan tus necesidades y deseos.

El objetivo de elaborar un plan de parto, pues, es dar a conocer a las personas que van a estar a tu lado desde que empieza el proceso hasta la llegada de tu bebé, cuáles son los recursos que puedes pedir durante el periodo de dilatación y expulsivo o qué acciones quieres o no quieres que se realicen (o se intenten evitar en la medida que sea posible). De este modo, si se da el caso que se tenga que tomar alguna decisión, ésta vaya en consonancia con lo que te gustaría que fuera ese momento único de dar a luz a tu bebé.

La elaboración de un plan de parto es muy útil si tenemos en cuenta que, según donde vayas a parir, las personas que te van a atender no van a ser las mismas que te han estado siguiendo durante el embarazo y no conocen cuáles son tus deseos y necesidades.  En este sentido, es importante saber hasta qué punto el lugar donde quieres dar a luz respeta el plan de parto que has elaborado.

 

woman-1209322_1920

  1. La comodidad y la intimidad del post parto inmediato

El parto es un momento muy íntimo. Cada mujer lo vive en función de muchas variables que lo pueden hacer el momento más maravilloso, pero también quizás el más agotador, duro y doloroso.

Sin entrar en detalle sobre lo que puede hacer que no todas las mujeres vivamos el parto igual (ni siquiera la misma mujer vive todos los partos del mismo modo, me pongo yo como ejemplo), tampoco todas las mujeres vivimos el postparto de la misma manera.

El cansancio del parto, las ganas de mostrar la criatura al mundo, la necesidad de conexión con tu bebé, las visitas no deseadas… entre otras muchas cosas,  pueden condicionar que vivas con más o menos tranquilidad las horas posteriores al parto, cuando estás  recuperándote de todo el proceso.

De la comodidad de estar en un espacio familiar como tu casa a compartir con otra madre la habitación de un hospital hay varias opciones. Cada cual con sus ventajas y sus inconvenientes. Pero saber cómo va a ser el espacio donde vas a pasar las primeras horas de tu post parto es importante, porque de ello va a depender también que te sientas más tranquila y te puedas ocupar sin preocuparte de lo que en esos momentos priorizas: tu bebé y tú.

 

  1. Cuáles son los indicativos.

Por último, pero no menos importante, son los datos y estadísticas que pueden describir también el lugar elegido. Me refiero a cuál es el índice de cesáreas, por ejemplo, que se realizan y que, según la OMS no debería pasara del 20% de los partos que se llevan a cabo.

Además de las cesáreas, hay otras actuaciones que pueden formar parte del protocolo de atención a un parto normal (que son la mayoría) y de las  cuales hay informes que muestran las ventajas o inconvenientes de realizarlas. Conocer cuál es la posición de los profesionales del hospital en el que quieres dar a luz te dará una idea de cuál va a ser la tendencia de actuación cuando estés de parto y te encuentres en una situación que propicie dichas acciones.

También es importante conocer el grado de satisfacción de las personas que se visitan. Esta información no es siempre fácil de encontrar. Depende de cada hospital que estas estadísticas estén o no al alcance de los usuarios.  El hecho de que sean públicas, a mi parecer, también dice mucho.

 

Con estas 5 cuestiones no pretendo afirmar que parir de un modo sea mejor que otro. Pero sí que quiero que sepas que cuanta más información tengas más elementos habrá para terminar de decidir dónde y cómo quieres dar a luz y recibir a tu hij@. Eso no va a significar que la decisión sea más fácil, pero sí te hará más consciente y responsable de tomar las riendas de uno de los momentos únicos e irrepetibles de tu vida.

Deja un comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, cosideramos que acepta sus uso. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close