Operación biquini: la dieta de la piña
21/04/2016
0

Más de una vez he intentado quitarme algunos quilos que llevo de más, aunque eso de que están de más lo digo yo, y todo es relativo. Pero la verdad, y que quede entre nosotros, siempre caigo en la tentación de un buen plato de espaguetis cuando me pongo en manos de una dieta. Y lo de tentación lo digo como si lo de la pasta fuera un pecado cuando haces una dieta, idea que es perfectamente cuestionable y que no voy a entrar a discutir en este post, que no toca.

Si algo tienen en común la mayoría de las veces que he intentado bajar de peso, es la terrible pereza que me da seguir un régimen. Eso de tener que elaborar un menú, cocinar según qué alimentos y quitarme de otros me ha supuesto casi siempre un gran esfuerzo. Seguramente por el hecho que, pese a querer unos resultados, el camino a recorrer me resulta muchas veces demasiado “cuesta arriba” para justificar el fin.

Así pues, en ese afán por intentar, sin mucho éxito, imitar al rebaño y apuntarme a la operación biquini de todos los años, antes de elegir el método que me permita conseguir unos resultados decentes, siempre invierto un poco de tiempo en buscar una dieta que me parezca asequible: que no me deje con hambre, me de algún capricho, no me obligue a comer lo que odio… En fin, una dieta que me dé lo que quiero: poco esfuerzo y muy buenos resultados, por no decir mágicos resultados con prácticamente ningún esfuerzo.

Y, en un blog de crianza, ¿qué tendrán que ver las dietas y mis quilos de más con las madres y los bebés?

 

Pues sí que tienen en común, sí, al menos en un principio.

pineapple-918690_1920En una de mis búsquedas por los mundos de internet de la dieta ideal, di con una que me pareció perfectamente asequible, incluso apetitosa, pues tenía como alimento principal, bueno, más bien único, la piña, una de mis frutas preferidas: era la archiconocida “dieta de la piña”. Lo tenía todo: en tres días perdía los quilos que quería, podía comer tanto como quisiera y además me gustaba. Rápida, “eficaz” y fácil.

 

Y es que en muchas facetas de nuestra vida nos pasan cosas similares cuando buscamos alcanzar un objetivo: lo queremos ya y sin muchas complicaciones ni esfuerzo. Y eso creo, sinceramente, que es genial. No creo que sean muchas las personas que quieran sufrir y padecer para lograr algo, ¿no? Lo que la mayoría ansiamos es conseguir nuestras metas sin dejarnos la vida en ello.

Y como éste es un blog de crianza y maternidad, voy a explicaros porqué os cuento todo esto.

Cuando proyectamos y analizamos (si es que lo hacemos) la alimentación de nuestros hijos e hijas, nos planteamos seguramente cómo puede ésta contribuir o perjudicar su correcto desarrollo. Conceptos como nutrientes, vitaminas hierro, calcio, azúcar añadido… empiezan a formar parte de nuestro día a día.

Poco a poco, se nos va creando la necesidad, no poco importante, de querer que nuestro hijo o hija esté bien alimentado. Pero es cierto que, es tal la cantidad de información que nos llega de lo que es una correcta alimentación, que muchas veces nos sentimos abrumados. ¿Es sano darle carne? ¿Mejor tiro de pescado? ¿Cuánto calcio necesitan sus huesos? ¿Verdura y fruta obligatoria? ¿Legumbres… todas? ¿Alimentos con fibra?... Y más, y más.

Y como somos conscientes de la importancia de una alimentación "correcta", buscamos la dieta perfecta para nuestros pequeños: la más saludable. Esa que le va a proporcionar todo lo que necesita para ser una criatura saludable y sana. La que nos va a hacer sentir seguros y satisfechos de que estamos haciendo lo mejor para ellos, porque queremos lo mejor para ellos, está claro. Esa dieta que requiere, seguramente, que coman un listado de alimentos que, en algunos casos, ni uno mismo consume.

 

eat-547511_1920Y un día, mientras intentamos conseguir, sin mucho éxito, que nuestro hijo se coma las 5 raciones de verduras/frutas al día, vemos algo que nos llama mucho la atención. Es un producto que lo tiene todo: es fácil, rápido y nada complicado. El alivio a nuestras preocupaciones nutricionales, LA solución que resolverá la alimentación de nuestro retoño, que no quiere de ninguna de las maneras tragarse las lentejas que le hemos cocinado o esconde trozos de carne por todos los rincones de la casa. Es algo que, como la dieta de piña, nos ofrece el resultado que deseamos, sin complicaciones ni esfuerzos. O al menos eso creemos al ver el anuncio, en el que aparece un niño sonriendo de oreja a oreja y una madre feliz y orgullosa de darle lo mejor. Y nos gusta esa sensación, queremos vernos igual de tranquilos, satisfechos y relajados. 

Y creemos en una solución rápida que aparentemente es eficaz y nos da los resultados que esperamos. Sólo necesitamos comprar el producto y dárselo a nuestros hijos.

 

Pero, volviendo al principio del post, después de los tres días de haber seguido la dieta de la piña… ¿qué ocurre? Pues como es lógico y normal después de tres días a base de un sólo alimento, me zampo una tableta de chocolate de aperitivo, un plato de pasta hasta arriba con salsa pesto, un estofado de ternera en el que mojo una barra de pan y de postres, como no, deboro un buen helado de turrón.

bun-261677_1920
Pero tranquilos, que cuando me dé cuenta otra vez que mi dieta no es la òptima ni la más saludable y quiera ponerle solución a otra operación biquini, seguro que encuentro otra solución rápida, fàcil y apetitosa que, sin mucho esfuerzo, me haga salir de un apuro.  ¿O no?

Y como, llegados a este punto, ya habréis notado el tono irónico de este post, me gustaría deciros que:

  • No, no hay productos milagrosos que suplan una correcta alimentación. Al menos de momento.
  • Y sí, estamos expuestos a un bombardeo de información que nos invitan a creernos mucas cosas, la mayoría de ellas engañosas.

Y sí, por supuesto, tenemos la capacidad de ser crítios a todo lo que se nos pone delante e identificar el engaño del producto 

Siempre habrá "dietas de la piña" tentadoras por su simpleza, en eso consiste su "gancho". Si sabremos identificarlas y decidir si las seguimos o no, dependerá de cada unos de nosotros. 

 

Deja un comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, cosideramos que acepta sus uso. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close