De reglas, ciclos y menstruaciones
29/06/2017
0

Un día, menstruamos por primera vez. Es un día que todas recordamos. Cada una con sentimientos distintos, algunos seran sentimientos contrarios incluso. A partir de ese momento, te contaron, ya eres mujer. Y sigues creciendo, y asocias ser mujer, a unas condiciones, actitudes, estética concreta. Para gustos los colores. Pero la regla es lo que menos te gusta de ser mujer. Que curioso, porque es lo que marcó tu entrada en el mundo femenino adulto.

La menstruación es tan solo una parte del ciclo menstrual. Es la parte más visible, los días en los que aparece físicamente de una manera más obvia. A la vez, son los días que muchas mujeres más aborrecen, odian, les repugna, molesta, etc…

Muchas veces se asocia la regla a sentimientos cuando menos, tristes. Relacionamos “tener la regla” con limitaciones de algún tipo: no podemos rendir com querríamos, no podemos tener el mismo nivel de energía, no tenemos la misma sensación de bienestar corporal… para muchas mujeres es algo inútil, engorroso, doloroso. Como si se tratara de un castigo.

La menstruación es el fin de un ciclo y permite iniciar otro. Sabemos que vivimos en una sociedad competitiva, lineal y muuuy productiva. Y por supuesto queremos estar adaptadas a esa sociedad, rendir, ser productiva, estar siempre igual de alegre, segura, dispuesta.

El problema es que todas esas condiciones no se corresponden de forma harmoniosa con la naturaleza de las personas y en general, y menos, de las mujeres. Porque somos criaturas biológicas, con ritmos, con ciclos que marca nuestro propio cuerpo.

Nuestra educación, la religión, las exigencias laborales y sociales… nos llevan a decidir adaptarnos. Por supuesto, es algo que los humanos hacemos muy bien: somos animales con una gran capacidad de adaptación. Pero cuando la adaptación incluye forzar el cuerpo y la mente para ser siempre nuestra parte más productiva, eficaz (en términos de productividad), socialmente satisfactoria… al final todo esto nos pasa factura. Y cuanto más nos agobiamos y sentimos mal por no estar como creemos que deberíamos, peor lo pasamos.

Las mujeres tenemos algunas ideas grabadas a fuego en nuestro subconsciente, por ejemplo:

-la regla TIENE que doler

-antes de que te baje la regla, seguramente vas a estar insoportable. Y odias tener que sentirte así

-necesitas esconder la regla, tu malestar, tu agobio o tu necesidad de estar sola… cualquier manifestación que esté fuera de lo “normal” y “aceptable” socialmente

-si te duele, te tomas algun medicamento para que, a pesar de tu necesidad de parar (no solamente del dolor) puedas seguir como si nada con tus actividades diarias.

Pues qué rollo si ser mujer es esto.

¿Te imaginas que durante un mes, en vez de esconder tu estado de ánimo, lo acompañaras?

¿Te imaginas escuchando sin juzgar tus emociones y modificando tus actividades sin sentirte culpable?

¿Te imaginas que te permitieras parar un poco cuando sientes que es necesario?

¿Te imaginas organizar tu día a día teniéndote en cuenta? (y aquí me refiero a tenerte en cuenta en cuerpo, y no solo en mente, o sea: respetando aquello que te pide el cuerpo, aunque no sea irse de bailoteo y se trate de quedarse en el sofà viendo la tele)

¿Te imaginas reconociendo en ti las fases de tu ciclo, para poder vivirlo de una forma mucho más positiva?

Porque somos mujeres, pero cada una lo es a su manera. Porque todas tenemos un sistema hormonal que nos marca una tendencia, pero cada una lo siente desde su lugar. Porque somos únicas. Al fin y al cabo, tu cuerpo te cuenta lo que le sucede, te indica qué necesita. Solo hace falta:

-escucharlo (escucharte) con amor

-conocerlo (conocerte) 

y.. ¿sabes una cosa? Todo eso es posible. Y el cambio es espectacular.

Porque descubrir de verdad tu cuerpo es como darse cuenta del universo maravilloso que es.

Quitarse de encima creencias limitantes, tabúes, miedos, y sentirse libre, orgullosa, tranquila, consciente. Permitirte “no hacer nada” cuando “no hacer” es lo que necesitas para recargar energía, para empezar de nuevo, un nuevo ciclo.

¡Atrévete!

Deja un comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, cosideramos que acepta sus uso. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close