Testimonios

MARIA GIRÓ
Mama desde 2010

Laia, es difícil escribir en cuatro líneas todo lo que me aportas.

Me encanta la claridad con la que te expresas.

Aprecio profundamente tu atención, consciencia y presencia y cómo nos guías para que nosotros mismos lleguemos a entender por qué nuestros hijos se comportan así o “asá”.

Eres una mujer excepcional y la madre más inspiradora y fluida que he conocido nunca.

Me has ayudado mucho a empatizar con mi hija, a ponerle palabras a sus sentimientos, haciendo que de ese modo se sienta respetada, querida, incluida en cualquier situación o conflicto.

No tengo palabras para expresarte la gratitud por todo lo que has aportado y sigues aportando a nuestra familia.

∼∼∼∼∼

NÚRIA COCH (Nessa)
Mama desde 2015

Mi viaje por la lactancia ha sido un camino lleno de dificultades y problemas, la falta de apoyo y desinformación han estado a punto de hacerme desistir en mi empeño por lactar.... pero gracias a personas como Mónica Pons, con su proyecto Núnnutit , sigo adelante después de 4 meses. Sus palabras de cariño y fuerza hacen que te sientas acompañada en todo momento emocionalmente, siempre a mi lado asesorándome y haciéndome ver que el poder de las madres es grande. 

Nessa nos escribió dos posts acerca de su vivencia, puedes leer el primero aquí: http://wp.me/p6OFz9-8j , la segunda parte la encontrarás en  http://wp.me/p6OFz9-8l

∼∼∼∼∼

DESIREE CERDAN
Mama desde 2011

Hola mamis o futuras mamás, me gustaría explicar brevemente mi vivencia con el apoyo de una DOULA. Yo ya soy mamá de un nene llamado Leo, y mi primera experiencia en el parto y su primer año de vida no fue muy bueno. En el parto sufrí mucho y cuando Leo nació cogí depresión debido a la presión familiar... casi me cuesta la relación con mi pareja, hoy en día, ya mi marido. Supimos superarlo, nos casamos, y decidimos tener un segundo hijo, muy deseado.

Entonces conocí a Mónica. Yo no sabía nada del mundo de las doulas, cómo te ayudan, te escuchan, te apoyan... ella me ofreció su servicio y yo acepté.

Para mi ha sido una experiencia bonita y sobretodo tranquilizadora. Tenía miedos, y ella estuvo ahí para escucharme y darme sus mejores consejos; tenía inquietudes y fuera la hora que fuera me ayudaba, sobretodo por la noche, vía watsapp.

Gracias a sus consejos y maneras de ver los diferentes temas que tratamos yo conseguí llevar y disfrutar mucho más de mi segundo hijo, de hablar con la familia para explicar cómo quería vivir el nacimiento de mi segundo hijo, y así he conseguido vivirlo... totalmente feliz.

 

∼∼∼∼∼

ELISA VIDAL
Mama desde 2015

Como muchas de vosotras, soy madre primeriza y cuando eres madre por primera vez se te plantean muchas dudas. Son momentos en los que tienes tantas cosas en las que pensar que muchas veces los consejos atolondran más que otra cosa.

El caso es que entre dudas y preocupaciones, nervios de los primeros días o de los últimos del embarazo... pensé en Laia para que me hiciera de asesora de porteo. Tenía  muy claro que quería llevar a mi hija en el pañuelo; había ido a varias charlas y era un reto personal.

La primera visita con Laia fue magnífica, recuerdo que llego a casa y estaba cambiando a Berta, se había hecho una de esas cacas incontrolables y, como era normal, tuve que cambiarla de arria a bajo. Justo hacía 10 días que estaba entre nosotros y yo todavía me sentía muy patosa con una criatura tan pequeña e intentaba hacerlo lo mejor posible. Ella me dijo: "tranquila, para ella eres la mejor madre del mundo". Esa frase me animó mucho. Pensad que estaba en pleno posparto. Los pechos te duelen, el cuerpo se está recuperando y empiezas a adaptarte a esa nueva vida: palabras así te ayudan mucho.

Más tarde hicimos la clase de porteo. Me explicó los diferentes tipos y sistemas para llevar a mi pequeña mientras Berta dormía, lloraba... así que también estuvimos hablando de cómo ponerla al pecho para que ambas estuviéramos más cómodas. Así que la sesión fue muy productiva.

Finalmente me decidí por un sistema de porteo, me enseñó a usarlo y estuvimos practicando.

Os tengo que decir que los primeros días no fueron demasiado fáciles. Cuando lo haces con la asesora todo es muy sencillo, pero cuando estás sola, cuesta un poco más. Durante las primeras semanas Laia me enviaba vídeos explicativos y yo fotos de cómo llevaba a la niña. Así iba recordando me la técnica y recibiendo consejos para ir mejorando.

Fue genial contar con ella y sus respuestas con sus mejores sonrisas

 

∼∼∼∼∼

 

MARTA RAMOS
Mama desde 2015

Tener un hijo es un constante de dudas, si lo haré bien o lo haré mal y con Carol no iba a ser menos y más cuando todos a tu alrededor quieren opinar.
Supongo que todos seguimos los consejos de nuestras madres a la hora de criar a nuestros hijos y aunque yo siga parte de sus enseñanzas tomo prestado ideas, consejos y vivencias de otras madres.
Ver como Mónica y Jordi han criados a sus dos hijas me encanta y tenerla como familia es un lujo, le agradezco muchísimo los consejos que me ha dado hasta ahora y los que me dará en el futuro, puesto que esto solo acaba de empezar.
Con todo esto junto y adaptado a mi forma de pensar y vivir tratare de hacerlo lo mejor posible.

 

∼∼∼∼∼

 

ANA DOMINGUEZ
Bailando danza oriental desde 2012 con Mónica

La oscilación del cuerpo viene marcada por unos ritmos, algunos suaves, otros amorosos, especiales, sensuales… no hay excusa para no soltarte, para provar, experimentar y sobretodo para sentir. Bailando, conectas con partes de tu cuerpo que no sabes que tienes, aceleras movimientos que crees que no podías hacer, i aprendes que el control de tus músculos lo tienes tu. Tomas una total conciencia de aquello que sostiene tu cuerpo y puedes llegar a maravillarte con la sensación de dominar aquello que se mueve por inercia aprendida. Y esa es tan solo la parte razonable, física. La que compartes cuando cuentas a la gente el tipo de danza que practicas.

Pero hay más, mucho más. Algunas personas lo llaman energia, sensaciones, sentimientos, fuerza...bailar danza oriental te provoca una catarsis única y poderosa con la que dejarte llevar a un nivell de bienestar único y especial. Eso te ayuda a experimentarte a nivel interno y trabajar aquello que necesitas. Si, en ocasiones lloras, ríes, explotas en una carcajada sin control, sientes tranquilidad, placer… es una estabilidad espiritual con tu cuerpo, tus emociones, como la ternura de un abrazo cargado de amor, fuerza, amistad.

Dejando de lado lo que es o no correcto, lo que está bien o mal, solo importa lo que TU necesitas. Y vuelas y deseas que llegue la siguiente clase para seguir aprendiendo danza oriental, para experimentar a nivel físico, para conectar a nivel emocional y modelar todo eso a tu servicio, tu bienestar, tu placer.

Gracias Mònica por tu dedicación.

 

∼∼∼∼∼

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, cosideramos que acepta sus uso. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close